martes, 25 de julio de 2017

Te he querido desde el día en que te conocí. A pesar de que todo, de verdad todo me decía "ríndete" yo sabía algo, no te puedes rendir de un juego, de una carrera de la cual no eres parte, yo simplemente era la más fiel espectadora de esa carrera. Nunca me fui de tu lado, tan sólo un periodo, un periodo donde pude ser un poco más feliz, más feliz porque no veía cómo el motivo de mi felicidad era totalmente indiferente, sin embargo, en cuanto encontré la oportunidad, volví. Sí, estaba mejor separada, nuestros encuentros en pasillos o en la explanada me hacían bien para saciar la obsesión pero también porque era una dosis moderada, y mucho más lejana. 
Ahora bien, siempre me sentí de cierta forma parte de carrera, era curioso cómo una parte de mí se sabía fuera y otra dentro. Al parecer, acerté. 
Hubo un día, el mismo día en que todo estalló, el mismo día en que rompiste mi corazón, en que creí una falsedad también que me di cuenta que este problema debía hablarse, debía decirte algo que ya sabías pero que era necesario que escucharas de mí; que nunca había querido a nadie como te quiero (¿quise?) a ti. Pero ese día también me fijé en alguien, traía a su novia, entonces me di cuenta que no debía darle importancia, a pesar de que congeniéramos más que bien y me llamara la atención (resaltó esto porque nadie me había llamado la atención de esa forma más que tú y él durante estos tres años). 
Después de un año, este chico y yo comenzamos a ver que había atracción mutua, era el momento de olvidarme de ti; por fin alguien había casi llenado los zapatos como para dejar ir un "if" contigo. 
Esto no duró mucho, pero fue muy intenso, me hizo sentir mucho amor y mucho hastío. Al parecer este acontecimiento llamó tu atención, porque el día 14 de febrero, cuando el chico trajo un obsequio, tú viste y te fuiste right the way. En ese momento pensé que fue porque te daba pena ajena, pues tú considerabas a el chico un petardón y ese tipo de cosas románticas e intensas no son en lo absoluto algo que te guste. No fue así, recuerdo que me dijiste que no querías que anduviera con él diciéndome que no querías tener que hablarle al tipo y que te recordaba a snowflake( no recuerdo la exactitud de las palabras pero algo así fue lo que dijiste). Total que un día, después que de que mi mejor amigo terminara con su novia, fuimos a casa de mi amigo a beberse sus penas, cuando decidiste tomarme al salir por la puerta de la habitación y besarme, obviamente mi reacción no fue feliz, fue una gran sorpresa, sonreíste con sorna tras soltarme, ese día nos golpeamos, nos insultamos, nos besamos. Después dijimos que fue un evento aislado. No lo fue, no lo ha sido, no ha sido nada que pueda describir. 
No sé si te amo, no sé si te quiero, no sé si quiero estar contigo.

lunes, 21 de septiembre de 2015

No creo que sea justo, no creo que sea justo vivir de la forma en la que hacemos, no creo que sea justo para ellos, no creo que sea justo decir que es justo porque antes de mí la vida era diferente, no creo que sea justo delegar el pecado a los hijos. No creo que sea justo no decirlo.

viernes, 18 de septiembre de 2015

Línea recta

No dejo de pensar en que pronto me iré, siento cómo duele, siento cómo todo va cambiando y avanzando cada día, cada día más cerca de la salida. El camino sólo conduce a un destino, sin embargo, a veces se toman atajos. Uno no quiere tomar atajos, uno quiere seguir el camino, uno no quiere dejar de avanzar pero tampoco quiere que acabe. Uno no quiere llegar al final. Uno quiere caminar en círculos, no líneas rectas, uno busca un camino sin fin, pero nos toca el  que no tiene retorno. Uno no quiere tomar atajos, no quieres dejar a quien te acompaña, no sería prudente, no sería lo ideal. Uno hace el camino, uno va tomando del camino, tú eres el camino, y todo camino tiene un fin.

miércoles, 28 de enero de 2015

Sintiéndote.

Estoy sintiéndome, sintiéndote en cada fibra, en cada partícula, en cada rincón de mi ser, y siento como todo punza, como el cielo irrita; estoy sintiéndote tan profundamente porque ya no estás, porque la ausencia se siente más que la presencia, porque se lleva el aire, porque se roba el alma, el ritmo,
Estoy sintiéndote marcharte y sin remordimiento, sin dejar que te toque, que te mire; que te admire. Estoy sintiéndote como nunca jamás te voy a sentir.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Vista desde abajo.

Viviendo de viejos fracasos porque los nuevos son más amargos,
¿acaso pensé que la vida era cuesta arriba?
si llegué a pensarlo, sin duda estaba equivocada.
¿qué pesa más que el aire cuando a vivir se niega?
el corazón, ese sí que pesa, para ese no hay
no hay nada que le ayude, no hay pastilla ni tratamiento
hay que sobrellevarla, hay que tratar.

¿Por qué yo siempre he de llorarle a alguien?
esperando a que me escuchen, a que se empapen conmigo
que me lleguen a salvar de mí.
Siento que mis dedos te rozan, y siento cómo no te alcanzan
me miras desde arriba con una sonrisa burlona
mostrándome que no podré, que tengo que brincar más alto
con ese aire socarrón que abre y sangra las heridas.

¿Qué pasa por tu cabeza? ¿con qué ojos me miras desde arriba?
¿lo encuentras divertido? ahora que lo sabes ya tienes de dónde jalar
ahora que estás seguro, seguro estás de menos verme
estás tan seguro que tus piernas huyen, que das pasos gigantes
y de vez en cuando volteas a verme, altivo y despectivo
Todo acaba, todo empieza, mientras sufres el entremedio
Mientras tratas de leer donde no hay sentido.

lunes, 14 de abril de 2014

RAZONES.

Bien, hoy y ésta semana tenía planeado huir del mundo y de mis conocidos, sólo porque la estoy pasando muy mal en este momento. ¿por qué? La verdad no sé y estoy muy segura que no quiero indagar y llevarme más sorpresas porque, últimamente he estado viendo todo tan claro, haciéndome ver lo estúpida que he sido durante mis tres años de preparatoria recientemente finiquitada. Por eso, ¿por qué no ser estúpIda una vez más? Tan sólo quiero alejarme, sola no hay decepciones. Siempre lo he dicho, no estoy hecha para estar en sociedad.
So, al menos, los días que tenía pensado darme mi tiempo, es de este lunes hasta el domingo. Así se hará ya que a la única persona que tengo que rendir cuentas en éste mundo es a mí y a nadie más, en consecuencia, con toda la pena de mi corazón, los demás pueden esperar.

domingo, 19 de enero de 2014

Já! Es increíble cuánto perdura un sentimiento. Por más que me trato de engañar, por más que trato de creer que quiero a mi novio, no es así. Lo quiero y mucho, y tal vez lo ame pero, no es un sentido de "novios" sino de amigos. Me he comprometido a algo, y por eso sigo aquí, aunque no lo sienta como debiera. Porque el greñas sigue en mí, sigue aquí y no se irá en un fecha próxima. Por más que he tratado de sacarlo, se niega. Y ahora que lo tengo a él, debo fingir. Debo aguantar. Porque él sí me quiere como yo quiero quererlo y no puedo. Porque sé cómo se sentiría si supiera la verdad. Por eso prefiero mentirle, y hacerle creer lo que no. Porque lo quiero, y me preocupa. porque es mi amigo. Aguantaré.